ENVÍOS GRATUITOS EN PEDIDOS SUPERIORES A 20€

ENTREGA 24-48 HORAS

Nuestra tienda usa cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación.

close

Maratón de Amsterdam 2017

Pubicado el : 29/01/2018
Categorias : Carreras , Todos

Maratón de Amsterdam 2017

Nuestra entrada de hoy la escribe nuestro amigo Curro, bloguero y runner (Hablando con mis zapatillas). El año pasado corrió con una camiseta Hoopoe Running la Maratón de Amsterdam y estas fueron sus impresiones:

¡Amsterdam! ¡Una ciudad que llevo en el corazón al haber sido el hogar de mi hermana desde hace más de 12 años!  Este año me las apaño para coincidir en el Maratón, que dicen que es uno de los más bonitos de Europa.

Una de las cosas que más me gusta de este tipo de carreras es el ambientazo que hay en la feria del corredor. Stands, outlets, merchandasing y juegos para que el hecho de recoger el dorsal además sea una fiesta lúdica e interactiva.

Una salida de película

Me gusta llegar al estadio andando y con tiempo para meterme en el ambiente. Es un paseo de 30 min y con pocas posibilidades de perderse ya que pronto van apareciendo gente de fosforito en el peregrinaje.
El estadio está a rebosar tanto por fuera como por dentro. Muy buena organización para colocarnos cada uno en su cajón. En mi caso diré que a la hora de hacer la inscripción por el mes de mayo fui demasiado optimista y me puse en el cajón de 3h30. En fin... ya estaría sorprendido si consigo bajar de 4h pero realmente eso es lo de menos. 

Cielo despejado, temperatura perfecta. AMBIENTAZO y caras sonrientes por todos lados. 
El ambiente que se respira en un maratón no tiene nada que ver con el de otras distancias...indescriptible! 


Nos juntamos corredores de todo el mundo, entran dudas de si estamos preparados o podremos acabar, nos sonreímos tímidamente y miramos las pantallas con ganas de que esto empieza ya.
Música por los altavoces con el corazón a mil. En un acto espontaneo varios corredores empiezan a gritar en plan Vikingo y contagian a los de alrededor para convertir el grupo en un chorro de euforia contenida. 
Han sido muchos meses de entrenamientos, quitando horas de sueño, vida social, familiar, y después de jornadas de trabajo agotadoras. Hoy es el día de disfrutar y de probarse a uno mismo.


¡La salida es un cañonazo de serpentinas y confeti! Estos primeros momentos son únicos y personales, cada uno los debería guardar en su cabeza para siempre.

Durante los primeros kilómetros lo realmente difícil es contenerse de no correr a tope! La adrenalina se apodera de ti y solo tienes ganas de correr muy rápido y gritar!!

Pasamos por debajo del precioso edificio del Rijksmuseum, en cada carrera hay pequeñas imágenes que nunca se borraran, esta fue una de ellas. 

Primer paso por la familia y subidón de felicidad 

El día antes, mapa en mano, habíamos planificado la carrera tramo a tramo. El km 11 pasaba muy cerca de la casa de mi hermana así que sería el punto perfecto para mi momento fan y recibir sus ánimos. 


Es curioso lo que ayudan estos encuentros en carreras largas. Son muy importantes. La cabeza es un hervidero de pensamientos, frases e imágenes de todo tipo. Ayuda mucho saber que en algunos puntos del camino nos encontraremos con personas que queremos y que nos darán toda su energía y cariño para seguir. 


Un kilómetro antes ya vas pendiente de verlos entre la gente y procuras parecer lo menos cansado posible. Allí estaban todos esperando con una sonrisa y gritos de ánimo. Me permito el lujo de pararme y chocar las manos de mis sobrinos, son 4 horas ¿qué más da perder 1 minuto en saborear y disfrutar este momento?

Después de este momentazo comienza una nueva carrera. Ya nos les volveré a ver hasta el km 36 así que me pongo la música, me tomo un gel y empiezo a correr más concentrado. 

 

Media maratón para enmarcar (cuentos de la lechera)

Salimos de la ciudad en dirección a Ouderkerk bordeando el río Amstel. Pienso que esta zona será la menos bonita de la carrera y me equivoco completamente. Es un lujo correr por aquí. 

En el canal hay una exhibición de Flyboard, en los márgenes djs encima de coches de época, mucha naturaleza y algún molino antiguo que hacen las delicias de todos los corredores. 

Bordeamos el canal y volvemos por la otra orilla viendo muchísimos corredores al otro lado que hacen un paisaje multicolor espectacular. 

¡Pasamos por un nuevo arco que al fijarme resulta ser el del 21! Vaya la primera media maratón la hago en 1h50. Voy a un ritmo bueno y me encuentro muy bien... Comienza la cuenta atrás de kilómetros y yo empiezo con los cuentos de la lechera... si repito este tiempo tralarín tralarán, ¡que ingenuo! Al final el maratón pone a cada uno en su sitio y ¡a mí me puso en el mío! Si no ahorras fuerzas luego pasa lo que pasa...

El muro, la alambrada, el hombre del mazo y ¡los caminantes blancos!

Del km 25 al 30 empiezo a notar que algo no va bien. He bajado mucho el ritmo y las piernas empiezan a protestar. 

En el 30 me choco con el muro de bruces. Brutal la pájara, incluso me obliga a parar (cosa que siempre intento evitar en asfalto) 

Estiro un poco las piernas, en el avituallamiento más próximo me permito un descanso para beber e hidratarme tranquilo. 

Ok primer mensaje recibido... continuemos...

Me cuesta muchísimo coger el ritmo otra vez (esas son las cosas por las que no se debe parar) Cada kilómetro es una lucha. Después del muro me encuentro con una alambrada de espinas. Troto, paro, troto, paro... ¡estamos en el 32! ¡Quedan 10! Primeras dudas si podré terminar. 

Que no cunda el pánico... Vamos a intentar llegar al 34 y allí veremos. 

Intento engañar a mi cabeza para darle un respiro en el 34, no sabe que la estoy engañando... ¿o me está engañando ella a mí? Ya no sé...

Aunque está mal decirlo, anima un poco ver que no soy el único reventado. A estas alturas ya somos muchos los que paramos y volvemos a correr y nos vamos adelantando una y otra vez en una carrera cómica de caminantes blancos. Damos un poco de lastima la verdad. 
Hay corredores de todo tipo, muy pros que se han roto, personas mayores que hacen lo que pueden, y chavales jóvenes que ha pecado de novatos y el hombre del mazo les ha dado pero bien. Casi ninguna mujer está en este grupo lo cual significa que se preparan mejor que nosotros jeje.

 

Vondelpark, el parque más largo del mundo

Entramos en el parque y lo veo muy diferente que al principio. ¡Ahora quiero que se termine ya y salir de él! Pero por algún extraño conjuro el parque nunca se acaba. ¡Es el más largo que he visto nunca! ¡Estos 2 kilómetros parecen 10! Tengo la sensación de correr por una cinta y por más que corres no te mueves del sitio. ¿Será posible?

¡Por fin se ve la salida del parque y estamos en el 40! ¡Ahora sí que sé que voy a acabar!

Final feliz, colorín colorado esta carrera se ha acabado (¡por fin!)

El último kilómetro pasa rápido y vuelvo a recuperar la sonrisa. Muchísima animación en las calles de fuera del estadio y… ¡la entrada espectacular!

Quedan los últimos 200 metros de la pista de atletismo y los disfruto mucho. Ya no estoy cansado y aunque no puedo esprintar vuelvo a correr como un No-muerto. 
Sol, gritos y confeti en la entrada a meta que ya estará para siempre en mi recuerdo.

Cuando cruzo la línea me invade la felicidad y el orgullo de haber acabado mi segunda maratón. 

Ha sido una de las carreras que más he sufrido. Una de las carreras que más he aprendido y que me ha tocado lucharla hasta el final. Seguro que me servirá para el futuro.

 

Distancia: 42 Km

Tiempo: 4:22:59

Media: 6:15

Posición: 6.726

Participantes11.390

¡Enhorabuena Curro!

Compartir este contenido

Añadir un comentario

 (con http://)