envíos gratis a partir de 25€
envíos en 24-48h

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas con la navegación, consideramos que aceptas este uso.

close

La historia de la camiseta


Pubicado el: 28/06/2017 17:32:54
Categorías: Producto , Todos

La historia de la camiseta

Somos una empresa de camisetas molonas, y por lo tanto nos gustaría hablar un poco de la historia de la camiseta, así como sus diferentes usos a lo largo de ella.

Aunque se llama camiseta en España, en otros lugares del mundo tiene otros nombres, playera en México, franela en Venezuela, polera en Chile, remera en Argentina, “t-shirt” en inglés por su forma de “T”…. Independientemente del nombre, todo el mundo tiene alguna, porque hoy en día hay una gran variedad de camisetas de todo tipo de colores, formas, temáticas…

Entre sus muchos usos se utilizan para hacer deporte, dormir, trabajar, salir de noche… Pero antes de ser un icono de la moda, tuvo diferentes utilidades según la época, y alguna muy sorprendente:

-          Se dice que en el antiguo Egipto ya existía una prenda similar de una sola pieza.

-          Los soldados en la Edad Media, ya usaban una especie de camiseta interior para evitar el roce con la armadura.

-          Los nobles para evitar que el sudor manchara sus impecables trajes, en el siglo XVIII los marineros de los mercantes franceses utilizaban una  camiseta a rayas, para ser encontrados si caían al mar.

-          En el siglo XIX era utilizada por los trabajadores más humildes como granjeros, mineros, astilleros…

-          En las fábricas se trabajaba en camiseta pero estaba prohibido salir a la calle sin cubrirla.  

En 1904 la Cooper Underwear Company inició una importante campaña de marketing para popularizar la camiseta: “Sin imperdibles, sin botones, no necesitará agujas ni hilo”,  vendían una prenda duradera, cómoda y que al no tener botones no sería necesario saber coser.

En 1913 los nobles europeos fueron los que la empezaron a utilizar como ropa interior para no ensuciar de sudor sus trajes. Los militares Europeos  diseñaron una camiseta de algodón blanca de manga corta para que los soldados se sintieran más cómodos durante el caluroso y húmedo verano de Europa.

En la primera guerra mundial, a los soldados estadounidenses les llamó la atención la cómoda ropa interior usada por los europeos, ya que los estadounidenses usaban ropa interior de lana. Se piensa que de esta manera llegó la camiseta a EEUU, en principio estas camisetas eran blancas, pero debido a su alta visibilidad los marines las tiñeron con tintes naturales como el café. Una vez que volvieron de la guerra, la camiseta se convirtió en la prenda estrella de andar por casa.

Es a finales de 1930, cuando compañías como Hanes, Sears y Fruit of the Loom, empezaron tímidamente a comercializarlas como prenda de vestir y no como ropa interior. Tras la guerra, los soldados utilizaban las partes del uniforme como ropa de vestir, en especial la camiseta por su comodidad. Y en el cine la comienzan a utilizar actores como Marlon Brando en “Un tranvía llamado deseo” y James Dean en “Rebelde sin causa” que la ponen más de moda. La primera camiseta promocional fue la que se hizo en el año 1939 para promocionar la película El mago de Oz. Es el origen de la camiseta como producto de marketing.

En la segunda guerra mundial se realizaba una encuesta a los soldados cuando se alistaban sobre cómo les gustaría la camiseta, por comodidad, sudor, apariencia… Y así la marina americana creó la “tank-top” para incluirla en el uniforme (lo que viene siendo una camiseta de tirantes).

La primera camiseta con un mensaje impreso en ella fue fabricada en 1948, para la campaña de un gobernador de Nueva York.  La camiseta se convirtió en un artículo de marketingque llegaba a todo el mundo,  convirtiéndola en un fantástico medio para la publicidad, la expresión de ideas y emociones. Empezaron a comercializarse con algún logotipo empresarial, conmemorando  eventos (como los juegos olímpicos o un concierto), dibujos graciosos, grupos y solistas musicales.

Esto inspiró a los fenómenos del marketing de la compañía Disney y comenzaron a estampar frases y diseños simples en las camisetas para venderlas como souvenirs.

 En 1959 se inventaron las tintas plastisol y fue una de las primeras revoluciones en la industria de la Camiseta. A día de hoy se siguen utilizando.

En los años 60 los hippies empiezan a crear camisetas de colores psicodélicos. También, los grupos de rock como los Rolling Stones, comenzaron a promocionarse distribuyendo camisetas con su nombre, logo, mensajes, dibujos y todo tipo de diseños. Luego vino en conocido papel transfer para estampar la camiseta pegando el dibujo con la plancha, más tarde la transferencia litográfica o screen.

En el siglo XX llega la Impresión digital directa, destacándose por ser un proceso totalmente digital y tecnológico. Es el método más ecológico ya que las tintas son a base de agua y no hay desperdicios.

En 1962 Christian Dior la elevó a categoría de alta costura.
En los 70 Yves Saint Laurent la hizo desfilar con su logotipo en la pasarela y llamó la atención de las damas más exquisitas de Europa.
A finales de los 80, el diseñador español Adolfo Domínguez vistió a Don Johnson en la serie Miami Vice con camiseta, librándose del incómodo traje sin perder elegancia.

Hoy en día y con el auge de Internet, existen una gran cantidad de tiendas on-line que ofrecen este tipo de prendas, cuyos diseños se hacen de manera personalizada.

La camiseta está hecha por lo general de algodón o poliéster, o mezcla de las dos. Aunque en la actualidad hay multitud de materiales como el nylon, el elastan,…

Por su comodidad se utiliza para hacer deporte, pero hasta hace pocos años se utilizaban camisetas de algodón. Pero la gran desventaja del algodón es su alta capacidad de absorber agua y que no desprende la humedad acumulada con rapidez, con lo cual la camiseta empapada de sudor pesa el doble, y el riesgo de sufrir rozaduras se incrementa de forma considerable. Todos estos inconvenientes quedan resueltos con las camisetas técnicas. Dos de sus puntos a favor son la comodidad y la ligereza. Gracias a su buena transpiración, este tipo de camisetas no terminan mojadas y expulsan nuestro propio sudor, y sobre todo, que no hace falta plancharlas.

La manera de plasmar en la camiseta  el logotipo, el escudo, el nombre, la frase o lo que tú quieras es variada, serigrafía (la tradicional), bordada, transfer, o sublimación, que es la que usamos en Hoopoe Running en nuestras camisetas.

Compartir este contenido

Añadir un comentario