ENVÍOS GRATIS EN PEDIDOS SUPERIORES A 20€

ENTREGA 24-48 HORAS

Nuestra tienda usa cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación.

close

¿Cómo lavar las zapatillas de correr?

Pubicado el: 30/04/2019
Categorías: Curiosidades , Todos

¿Cómo lavar las zapatillas de correr?

A la hora de correr, la elección de las zapatillas es un factor clave y por lo tanto su cuidado también. Como toda ropa deportiva, también es importante lavar las zapatillas de correr. Cuando llega ese momento nos pueden surgir un montón de dudas sobre cómo hay que hacerlo para conseguir que las zapatillas sigan intactas y no pierdan ninguna de sus propiedades.

Lo primero que tenemos que tener claro es que no se puede utilizar la lavadora ni secadora, deben lavarse a mano. Hay que lavar por separado todos los elementos de nuestras zapatillas.

Los cordones es la única parte de las zapatillas que si se puede meter en la lavadora, aunque también se pueden lavar con agua caliente y jabón.

Las plantillas deben lavarse también por separado. Primero se frotan con un cepillo mojado en agua y jabón y a continuación se limpian con una esponja húmeda. Nunca se deben sumergir en el agua con jabón, ya que se podrían deformar.

Para comenzar a lavar las zapatillas de correr, retiramos con un cepillo húmedo los restos de barro que pueda tener y también aprovechamos para cepillar las suelas exteriores. Para limpiar la parte superior de la zapatilla, preparamos un cubo con agua templada y jabón. Nunca hay que sumergir las zapatillas en el agua, sino que con la esponja húmeda se frota  con suavidad esa parte de la zapatilla. Hay que pasar un paño con agua templada para retirar el detergente y el exceso de agua que se va dejando al pasar la esponja. Este proceso lo puedes repetir unas cuantas veces hasta que tus zapatillas estén limpias.

Una vez que hemos lavado todas las partes de las zapatillas queda el último paso: el proceso de secado. Antes de ponerlas a secar al aire libre, introduciremos en nuestras zapatillas toallitas de papel o trozos de papel absorbente para que absorban la humedad y que las zapatillas mantengan su forma.

Una vez que hayan secado todos los componentes de las zapatillas, los volvemos a colocar. Podemos espolvorear, en la suela y en el interior, bicarbonato sódico para que absorba los restos de humedad y los olores. Ahora tus zapatillas de correr parecerán nuevas.

Compartir este contenido

Añadir un comentario

 (con http://)