envíos gratis a partir de 25€
envíos en 24-48h

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas con la navegación, consideramos que aceptas este uso.

close

Artimañas en maratones


Pubicado el: 10/07/2017 15:11:53
Categorías: Curiosidades , Todos

Artimañas en maratones

Ha habido tramposos en las maratones a lo largo de la historia, y es debido a la naturaleza humana: en cualquier situación cotidiana puede haber alguien que se crea más listo y que buscará maneras de conseguir lo que quiere, en este caso ganar a toda costa.

El primer atleta de maratón que hizo trampa se llamaba Spiridon Belokas, quien desgraciadamente tuvo imitadores posteriormente.

Spiridon Belokas fue un atleta griego de 19 años que quiso quedar primero en los Juegos de la I Olimpiada, como corría en casa, con su gente. Deseo la gloria de quedar primero, sabiendo lo difícil que aquello le resultaría, no solo por terminar primero sino también por acabar la carrera, ya que no existían los cuidados y la hidratación de hoy en día. Otros 16 corredores competían con él para completar los casi 40 kilómetros de recorrido.

Quien sí quedo primero fue Spiridon Louis, quien fue el primer campeón olímpico de maratón, fue aclamado por más de 50.000 personas y hoy en día sigue siendo un orgullo para los atenienses. Charilaos Vasilakos quedó segundo.

Spiridon Belokas quedo tercero a pesar de correr un tramo encima de un carro, un podio histórico que duro nada más que unos minutos ya que los jueces se dieron cuenta de su artimaña y le descalificaron.

Uno de los corredores, Kellner que era húngaro, denunció que poco antes de llegar a la meta un carro le adelantaba, lo cual era corriente en aquellos tiempos dentro del recorrido de una maratón, pero no el hecho de que encima iba Spiridon Belokas, que se bajo unos metros antes de entrar en el estadio Panathinaikó. Spiridon pasó a ser una deshonra y una vergüenza para sus compatriotas. Incluso el rey Jorge I de Grecia regaló un reloj de oro a Kellner dejando claro que el agravio era solamente de Belokas. También sus compañeros quitaron el escudo griego de su camiseta para mostrar su indignación.

Lo más curioso es que en 1904, ocho años después, en San Luis (Misuri, USA) Fred Lorz hizo algo parecido, pero intentando mejorarlo. Fue el primero de 32 en llegar a la meta en el estadio Francis Field, en 3 horas y 13 minutos. Pero lo que no se imaginaba es que un espectador se había dado cuenta de que había hecho 10 kilómetros del recorrido en coche. Al verse descubierto, Lorz lo reconoció, alegando haber sentido fuertes dolores de piernas y por eso pidió a un aficionado que le llevase en coche para ver la entrega de medallas, después 10 kilómetros antes de llegar el coche se estropeo y decidió terminar el maratón corriendo. Demasiada casualidad. El caso es que quedo primero, y decidió callarse para saborear su victoria. Sin embargo, el hecho de que el aficionado que le llevo en coche fuese su propio entrenador, no ayudó a que su historia fuese creíble. Fue descalificado e inhabilitado, pero en 1905 le permitieron correr debido a su arrepentimiento, quedando además primero en la maratón de Boston. Una gloria que Spiridon Belokas no llegó a conseguir nunca.

Compartir este contenido

Añadir un comentario